Accidente Durante Trabajo de Pintura

Un accidente ocurrió, durante un trabajo de pintura, en un sitio de construcción en el bajo Manhattan. Un pintor resbaló y cayó sobre plástico, y resultó herido. Antes del accidente, el propietario del edificio contrató a un contratista general, quien a su vez contrató al empleador del pintor, para que realizara trabajos de pintura, en las paredes y el techo alrededor de una escalera mecánica que conectaba el segundo y el tercer piso del edificio.

En el momento de este accidente, había plástico resistente alrededor de la escalera mecánica, para protegerla de la pintura durante el trabajo. Antes del accidente, el pintor se quejó de la presencia del plástico. Su capataz le dijo que no se quejara. Específicamente, el pintor le dijo al capataz que no había forma de que pudieran trabajar en este plástico. El capataz le dijo al pintor que tenía que hacerlo. El pintor cedió y se puso a trabajar en medio de la escalera mecánica. Mientras trabajaba, resbaló sobre el plástico y se cayó. Cayó de espaldas sobre la escalera mecánica y un cubo de pintura de tres galones, que estaba detrás de él, lo que le provocó lesiones graves.

El trabajador dijo que su empleador no colocó el plástico resistente. En cambio, tenían telas protectoras en el lugar de trabajo que habrían usado. El trabajador dijo que el contratista general colocó el plástico allí. El informe del accidente del contratista general indicaba que el empleador del pintor había depositado el plástico. También declaró que se requería que toda la protección en el piso estuviera asegurada e instalada correctamente.

¿Qué sucedió después del accidente de pintura?

El pintor presentó una demanda contra los propietarios del edificio y el contratista general. Tras el descubrimiento, solicitó un juicio sumario. Esto significa que le pidió al juez que revisara los hechos del caso. El juez debía decidir entonces que el propietario del edificio y los contratistas (los acusados) eran responsables del accidente del pintor. El pintor argumentó que los acusados no se aseguraron de que su área de trabajo estuviera libre de peligros de resbalones. Los acusados argumentaron que no eran responsables porque el pintor se deslizó sobre una cubierta de plástico colocada allí a propósito. Por tanto, era necesario para el trabajo.

El juez rechazó el argumento de los acusados. El juez entendió que el pintor debía caminar por las escaleras mecánicas para llegar al área donde iba a trabajar. Decidió que los acusados eran los culpables del accidente a pesar de que el plástico se colocó allí a propósito. En su lugar, podrían haberse utilizado telas protectoras, que estaban en el lugar, y que son menos resbaladizas que el plástico. De hecho, el superintendente del contratista general testificó que creía que el plástico que cubría la escalera mecánica no era el tipo de protección adecuado.

En consecuencia, la Corte concedió el recurso de juicio sumario al pintor. Devolvieron el caso a juicio solo por la cuestión de los daños.

Si se ve involucrado en un accidente durante un trabajo de pintura, comuníquese con The Platta Law Firm, PLLC, y hable con nuestros abogados expertos.

RECIBA UNA REVISIÓN DE SU CASO 100% GRATUITA