La Mayoría de los Accidentes por Excavaciones Ocurren en Zanjas

accidente de zanjas

¿Por qué la mayoría de los accidentes de excavación ocurren en zanjas? Resulta ser un problema real en Estados Unidos, y podría sucederle muy fácilmente a cualquier trabajador en el campo de la construcción. Recientemente, un instalador de sistemas de rociadores, de treinta años, resultó herido mientras excavaba una zanja en el patio trasero de un proyecto en construcción. Un muro de contención de piedra, adyacente a la trinchera, se derrumbó, y lesionó el tobillo y el pie izquierdos del hombre, lo que provocó una fractura de tobillo trimaloleolar. El hombre lesionado demandó a la empresa que supervisa el proyecto para obtener una compensación por daños y perjuicios, por lesiones sufridas, alegando violaciones de la Ley Laboral § 200 y § 241 (6), y la ley común de negligencia.

En el juicio, el jurado determinó que el acusado era el contratista general, quien seleccionó a los subcontratistas, coordinó el trabajo de los contratistas, y quien tenía la autoridad para dirigir y supervisar el trabajo, incluida la supervisión del trabajo del trabajador lesionado. Además, el jurado determinó que el acusado era responsable de las lesiones del hombre, porque no construyó adecuadamente el muro, lo que fue un factor sustancial en la causa del accidente, y no proporcionó protección y seguridad razonables y adecuadas al trabajador lesionado. Un bufete de abogados de alto nivel en lesiones personales podrá guiarlo a lo largo de todo el proceso. La mayoría de los accidentes de excavación ocurren en zanjas, y el trabajo de zanja debe realizarse de manera cuidadosa.

El jurado otorgó al perjudicado $1,000,000 por dolores y sufrimientos pasados, $1,280,000 por futuros dolores y sufrimientos, y $360,000 por gastos médicos futuros. El acusado hizo una moción para anular el veredicto sobre responsabilidad por ser contrario al peso de la evidencia. El acusado argumentó que el testimonio en el juicio no era legalmente suficiente para probar que ejercía supervisión y control.

El tribunal de primera instancia rechazó la moción, sosteniendo que con respecto a la Ley del Trabajo § 200, había evidencia razonable de que, el hecho de que el acusado no construyera el muro como fue diseñado, fue un factor sustancial en la causa del accidente. El tribunal de primera instancia sostuvo que el acusado era responsable del diseño del muro de contención, y que originalmente se tenía un plan para construir el muro de contención con mortero. A pesar del plan, el acusado ordenó a los trabajadores que construyeran un muro seco, que un experto en ingeniería declaró que no era tan estable como el muro que se exigía en los planos aprobados. El testimonio mostró que el muro, tal como se construyó, era menos estable y más susceptible de volcarse que el muro que fue diseñado. El experto del demandante testificó que, en su opinión, el muro no se habría derrumbado debido a la excavación de la zanja junto a él, si se hubiera construido de acuerdo con el plan.

El tribunal de primera instancia sostuvo que con respecto a la Ley Laboral 241 (6), había una opinión razonable de la evidencia de que el acusado violó la disposición del código industrial, Sección 23-1.4 (b) (13), que requiere que los edificios y estructuras en las cercanías de los trabajos de excavación estén debidamente apoyados para evitar lesiones a las personas. El tribunal de primera instancia razonó que estaba claro que el acusado estaba involucrado en la excavación de la propiedad cerca del muro, y no proporcionó protección y seguridad razonables y adecuadas al demandante. El tribunal rechazó la moción y el acusado apeló.

En la apelación, el Segundo Departamento sostuvo que, el tribunal de primera instancia, correctamente denegó una moción para anular el veredicto del jurado sobre el tema de la responsabilidad, en las causas de acción del demandante, alegando violaciones de la Ley Laboral § 200 y § 241 (6), y la ley común de negligencia. El Segundo Departamento sostuvo que había una línea de razonamiento válida, e inferencias permisibles, mediante las cuales el jurado, sobre la base de las pruebas presentadas en el juicio, podría haber llegado racionalmente a su veredicto.

El Tribunal sostuvo además que, “el veredicto de un jurado no debe anularse por ser contrario al peso de la evidencia, a menos que el jurado no haya podido llegar al veredicto mediante una interpretación justa de la evidencia.” La Corte agregó que corresponde al jurado determinar la credibilidad de los testigos, y al respecto se otorga gran deferencia al jurado, que tuvo la oportunidad de ver y escuchar a los testigos.

El Segundo Departamento, sin embargo, sostuvo que la indemnización por gastos médicos futuros debería reducirse de $ 360.000 a $ 286.750 con base en la evidencia presentada al jurado, indicando que cualquier indemnización por daños y perjuicios más allá de esa suma era especulativa. En consecuencia, el Segundo Departamento confirmó la parte de la decisión del tribunal de primera instancia que otorgó al demandante $1,000,000 por dolor y sufrimiento pasados, y $1,280,000 por dolor y sufrimiento futuros, y modificó la decisión en parte, reduciendo los daños por gastos médicos futuros a $286,750.

Si usted o alguien que conoce ha estado involucrado en un accidente de excavación o zanja, comuníquese con nosotros de inmediato para garantizar un proceso rápido para su caso.

RECIBA UNA REVISIÓN DE SU CASO 100% GRATUITA